“El concepto de corrección idiomática: lo recto, lo usual y lo ejemplar en la práctica del idioma” por J. Javier Mangado Martínez.

1) Confusión de lo correcto con lo ejemplar:

a) Reducción de lo correcto a determinada ejemplaridad: propio de los conservadores. Unidad idiomática estricta total caracterizada por la estaticidad , homogeneidad y exclusividad.

b) Reducción de lo ejemplar a lo simplemente correcto: caracteriza a los liberales. Sólo el uso debe imponer su autoridad; todo vale si se usa.

2) Lo usual

Maneras de entender el concepto de norma:

a)     Prescriptiva: 

–          Indica qué debe decirse y qué no.

–          Norma como imposición de modelos de corrección, de un uso determinado como el más adecuado y prestigioso.

–          Perspectiva tradicional.

–          El uso es el gran criterio de corrección, aunque se oponga a lo oficia.

–          Correcto es lo que está bien formado de acuerdo con el sistema de la lengua.

–           La norma lingüística se impone al individuo limitando sus opciones expresivas. El sistema le ofrece posibilidades que la norma restringe.

–          Las alternativas canónicas u oficiales no siempre cuajan y a veces triunfan expresiones estrictamente incongruentes.

–          No habrá una sola norma idiomática, sino muchas, tantas como entidades diatópicas, diastráticas y diafásicas existen.

b)     Objetiva

3)Lo Ejemplar

a) “Supernorma” o norma “supercorrecta”:

– Para salvaguardar la unidad de la lengua compartida y facilitar la intercomunicación entre los realizadores de las diversas normas.

– “Segunda lengua” común dentro y por encima de la lengua común.

– Lengua sintópica, sinstrática y sinfásica.

b) Lengua estándar: norma idealabstracción

– Conformada a partir de un amplio conjunto de variedades lingüísticas.

– Capacidad de expresar una gran riqueza de matices.

– Lengua culta

Mayor homogeneidad en su versión escrita que en la hablada

– El hablante abusa de:
– Términos como finalizar, iniciar, realizar…
Lenguajitis: preferencia por las expresiones más largas.
– Ultracorrecciones

c) “Norma ideal”:

– Elegida por los hablantes de la lengua común.

– No puede imponerse de manera vertical, sino que se configura horizontalmente.

d) Lengua histórica:

– Conjunto complejo de dialectos, niveles y estilos.

– Los hablantes que deseen hablar con corrección  han de ser “plurilingües”: han de hablar de forma diferenciada según las circunstancias y los niveles sin mezclarlos.

– Tareas o situaciones comunes en las que se utiliza la lengua estándar: conversaciones con desconocidos, mesas redondas, congresos, seminarios… exposiciones, difusión periodística, discursos, informes, publicidad.

Usaremos la lengua estándar cuando la comunicación deja de ser estrictamente privada. Se renuncian a las peculiaridades locales.

– Lo ejemplar hispánico o el español estándar

La lengua estándar unificadora panhispánica a la que se tiende ha de constituir una sola voz, pero de tonalidad diversa; una norma que respete todas las variedades y peculiaridades arraigadas.

¿Cómo establecer la norma panhispánica en los casos en que haya divergencias entre las diversas normas ejemplares nacionales? Hay dos situaciones posibles:

1) Que la forma propia de una de esas normas sea gramatical o socioculturalmente menos justificable que la otra.
Solución: no debería haber conflicto. La forma divergente menos justificable no se considerará ejemplar panhispánica, aunque sea válida en su ejemplaridad nacional.

2) Que ambas formas sean igualmente justificables y estén respaldadas ambas por una norma nacional de prestigio.
Solución: habrá que aceptar las dos formas divergentes como propias de la ejemplaridad panhispánica.

La lengua estándar panhispánica constituye una norma ideal; no será la norma real de ninguna de las hablas hispánicas. El hablante no la adquiere en el aprendizaje espontáneo natural de la lengua como adquiere las otras variedades de su entorno, ha de estudiarla.

4) Lo “recto”

–          Términos que se identifican con la forma construida de acuerdo con los cánones de nuestro sistema lingüístico.

–          Unidades lingüísticas canónicas, verticalmente configuradas y preestablecidas.

–          Tres tipos de elementos:
1) Primigenios: los originales y etimológicos.
2) Canónicamente evolucionados: los que se han transformado de acuerdo con lo esperable según las tendencias o leyes de la evolución lingüística.
3) Canónicamente creados.

–          Las formas rectas, por ser normales, son siempre correctas: en acto o en potencia, aunque no siempre alcancen el estatus de ejemplares.

–          Experimentan con el uso una serie de alteraciones debidas a múltiples fenómenos.

–         Si triunfan, esas formas alteradas pasan a ser correctas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s